Qué es un hosting Web – Guía completa

Si has decidido comenzar tu propio blog o vender tus productos o servicios a través de una de una tienda web, es muy posible que te hayas encontrado ya con el término hosting o alojamiento web.

Existen muchas publicaciones en Internet sobre este tema y no todas ellas coinciden en los conceptos y, sobre todo, en los criterios que realmente debes seguir para construir con éxito tu ansiado proyecto digital.

Vamos a intentar poner en orden todas estas ideas y sobre todo darte consejos para que tomes la mejor elección en algo que puede influir bastante en el buen funcionamiento de tu página web.

¡Te aseguramos que esta guía será de gran ayuda para ti! 

¡VAMOS A COMENZAR!

Definición de un hosting web

Un hosting alojamiento web es simplemente el servicio por el que reservas recursos en un centro de datos para hacer funcionar correctamente tu página web y todos sus servicios asociados.

Cuando hablamos de recursos, en el contexto de un servicio web, nos referimos al uso de procesadores, memoria, almacenamiento en disco duro, redes de comunicación,  etc. Todos estos elementos entran en juego cada vez que un visitante accede a tu página web y permiten que tus contenidos puedan llegar al navegador de tu cliente. Cuántas más visitas tengas, más “recursos” vas a gastar en tu alojamiento web.

Según el tráfico y la complejidad de un sitio de Internet, el hosting puede ser una pequeña parte de un servidor, un servidor completo o incluso una red de equipos situados en el centro de datos.

Además de la función básica de presentar tus páginas web a tus visitantes un alojamiento debe incluir otros servicios importantes, tales como

Correo electrónico

Instalación fácil de tus aplicaciones

Base de datos para las aplicaciones

Servicio para gestionar archivos (FTP)

Sistemas de seguridad para prevenir ataques

Copias de seguridad regulares

Qué relación hay entre hosting y dominio

Es importante que entiendas que el alojamiento web se refiere únicamente al espacio y recursos que alquilas,  y no al nombre por el que se conocerá tu web.

A este nombre le llamamos dominioy es algo así como la marca comercial de tu web, que registras durante uno o más años. Un dominio “se dice” que apunta a un determinado alojamiento. 

Puedes comprar el dominio en el mismo proveedor al que le contratas el alojamiento o en otro distinto. Básicamente, dónde te salga más barato, siempre que sea una empresa fiable: La funcionalidad del dominio está garantizada, porque la realizan empresas autorizadas administrativamente llamadas registradores de dominios”.

Es frecuente que, si contratas un alojamiento anual, tengas también de forma gratuita el dominio durante el primer año. Lógicamente, esta es una opción interesante, siempre que el resto de servicios que proporciona el alojamiento estén a un buen nivel.

El nombre de un dominio, tú marca, es muy importante para el éxito de tu proyecto, ya que puede influir en el reconocimiento de tu producto o servicio y, muy importante, en la facilidad con la que se posiciona tu página web.

Te recomendamos que sigas estos criterios para elegirlo correctamente.

¿Qué tipos de hosting existen?

Desde un punto de vista de los recursos que realmente ocupa un hosting, existen solamente cuatro tipos de alojamientos. El resto de denominaciones que verás por internet son, simplemente, variantes del alojamiento compartido, con pequeños matices para ofrecerlo de una manera más atractiva desde un punto de vista comercial.

Es importante que entiendas lo que hay y las ventajas e inconvenientes que ofrece cada uno,  aunque si estás empezando  tu proyecto,  te recomiendo directamente que optes por un alojamiento compartido. Te facilitará mucho los primeros pasos y siempre podrás  cambiarlo  posteriormente a otro tipo de alojamiento, si tu web así lo requiere.

Alojamiento compartido

Es el tipo de alojamiento más utilizado ya que permite reducir drásticamente los costes de nuestro proyecto compartiendo los recursos del servidor entre varios sitios web.

El servidor físico, se divide en varios compartimentos totalmente independientes, que podemos llamar alojamientos, con todos los recursos necesarios para atender una web y todos los servicios asociados a la misma (por ejemplo el correo electrónico).

La propia definición de alojamiento compartido nos da una pista de cuál es también su principal debilidad: el servidor está compartiendo su capacidad (memoria, procesador,  redes) entre todas las web a las que da servicio. Por tanto, si está mal configurado, un solo  sitio web sería capaz de hacer caer a todo el servidor.

Por eso, en este tipo de alojamientos es muy importante el criterio de calidad de tu proveedor de alojamiento web: Si el servidor tiene suficiente capacidad “sobrante”, podrá atender perfectamente cualquier incremento de tráfico de los sitios a los que da servicio.

VENTAJAS
Es más económico, ya que comparte el coste de infraestructura.
Dará un mejor rendimiento si está bien configurado.
La configuración y mantenimiento se hace siempre por técnicos especializados.
Según aumenten las necesidades de tu web, puedes solicitar un plan de alojamiento con más recursos.
El uso de tu alojamiento lo harás a través de un panel de control (Cpanel o Plesk)
DESVENTAJAS
Comparte recursos comunes del servidor.
Existe la posibilidad de que una mala configuración afecte el rendimiento de otras webs.
Para mantener la seguridad del servidor, se limitan muchas posibilidades de configuración a nivel global.
El servicio puede ser muy lento, por lo que muchos sitios webs experimentan una ralentización durante los procesos.
Existen inconvenientes para personalizar tu plan de alojamiento.

Servidor virtual o VPS

Un servidor virtual, es un tipo de alojamiento donde una misma máquina física, se divide en varias particiones que reproducen exactamente el comportamiento de un servidor completo.

De hecho, visto desde fuera, un servidor virtual, también conocido por sus siglas VPS, se comporta exactamente igual a un servidor dedicado, y haría falta entrar en detalles muy técnicos para distinguirlos desde un punto de vista del usuario.

Precisamente por esta similitud con un servidor dedicado, se requiere un nivel de conocimientos equivalente para configurarlo y mantenerlo adecuadamente.

Por esta razón, debes saber que existen dos tipos servidores virtuales a nivel de la gestión de los mismos:

  • Servidor virtual gestionado
  •  servidor virtual no gestionado

Lógicamente, si tu empresa no dispone de una persona con conocimientos técnicos para mantener un servidor, deberías contratar siempre un servidor virtual gestionado.

El inconveniente, cómo es fácil de entender, es que tienen un precio mucho más elevado puesto que son los técnicos de la compañía de alojamiento los que deben responsabilizarse de mantener tu servidor virtual.

VENTAJAS
Cada servidor virtual es un entorno totalmente independiente.
El rendimiento se mantiene fijo según los recursos contratados.
Puedes configurar todo el servidor según las necesidades de tu empresa.
Se puede escalar fácilmente según crece tu negocio.
Pagarás por los recursos del plan que tengas contratado.
Ideal para ejecutar aplicaciones no permitidas en un hosting compartido.
DESVENTAJAS
Se debe configurar exactamente como un dedicado.
Requiere conocimientos elevados a nivel de técnico de sistemas.
Hay que contar con el coste de licencias de los paneles de control, sistemas de seguridad, backup, etc.
El tiempo de procesamiento es mucho mayor.
Su precio es elevado.
No comparte dirección de IP con otras webs.

Frecuentemente se piensa que un servidor virtual es más potente de por sí que un alojamiento compartido.

Esto no es cierto, asumiendo siempre que  nos fijamos en la relación entre coste y prestaciones: Para un mismo coste mensual, un alojamiento compartido suele ofrecer mucho mejor rendimiento, ya que, además de estar mejor optimizado, aprovecha los grandes recursos de memoria y procesador que tiene la máquina física que se utiliza.

Típicamente, un servidor para alojamiento compartido dispone de 8/16 unidades de proceso, 64/128 GB de memoria RAM y más de 4 TB de almacenamiento en disco. Un servidor virtual de estas características sería muy caro.

Sin embargo, la gran ventaja de un servidor virtual es que puedes configurarlo cómo desees sin ningún tipo de limitación. 

Esto, que es totalmente innecesario para una web digamos “normal”, puede ser imprescindible para un proyecto empresarial de comercio electrónico que requiera un acceso completo a los recursos del servidor del servidor.

Servidor Dedicado

En un alojamiento dedicado se alquila directamente toda una máquina física del centro de datos para el mismo proyecto. Por tanto, la configuración y mantenimiento del mismo recae sobre la empresa que lo contrata, que debe disponer de técnicos de sistemas.

En la práctica, solo necesitarás un alojamiento de este tipo para llevar a cabo proyectos especialmente complejos. 

Un inconveniente asociado a un servidor dedicado es que, por muy potente que sea,  no deja de ser una sola máquina: Cualquier error de configuración, virus, etc, haría que todo el proyecto web se fuese abajo por muchas horas o incluso días.

Existe otra forma de utilizar un servidor dedicado y es crear un servidor virtual para todo el  proyecto. Puede parecer contradictorio, pero tiene enormes ventajas de cara a la seguridad y mantenimiento del mismo: Todo el servidor se puede copiar y restaurar en cuestión de minutos.

En Infoser usamos precisamente esta filosofía, ya que nos aporta una enorme seguridad para nuestros sistemas:

  • Todos los servidores dedicados se subdividen en servidores virtuales.
  •  Todos los servidores virtuales se duplican completamente cada noche.
  •  A su vez cada alojamiento se duplica dentro de cada servidor virtual.
  • Ante cualquier problema se puede restaurar  en cuestión de minutos a nivel de un sólo alojamiento o de un servidor virtual completo.
  • Un servidor virtual se puedemigrar fácilmente a otro servidor dedicado,  de forma transparente para los usuarios. Es decir, el virtual completo se puede trasladar a otra máquina. Esto permite distribuir fácilmente la carga entre servidores o realizar el mantenimiento de un equipo sin ningún tipo de cortes.
  • La virtualización consume entre un 2% y un 3% de los recursos del “servidor real”.  Este coste es perfectamente asumible ante las enormes ventajas de  seguridad y mantenimiento que proporciona.

Para poder llevar a cabo este sistema hacen falta técnicos capaces de manejar las tecnologías de virtualización, además del propio sistema operativo del servidor, lo cual no es frecuente en la mayoría de empresas.

VENTAJAS
Control completo de todos los recursos del servidor para un empresa.
Imprescindible para cierto tipo de proyectos (hosting, vídeo, etc).
Permite crear servidores virtuales para uso de una misma empresa.
DESVENTAJAS
Requiere conocimientos elevados a nivel de técnico de sistemas.
Es recomendable que los gestione la propia empresa de alojamientos
Tiene un coste mucho más elevado que cualquier otro alojamiento.

Servidor Cloud

En un servidor cloud, el alojamiento se obtiene a través de una red de servidores y equipos de almacenamiento interconectados. De esta forma, un mismo servicio puede estar distribuido en varios equipos, lo cual aporta una gran flexibilidad y, al mismo tiempo, una limitación tecnológica dada por la red de interconexión.

Un servidor cloud puede asignarse de una forma bastante flexible, y es frecuente que se puede contratar incluso por horas o fracciones en cuanto al uso del procesador y memoria.

Por tanto puede representar una ventaja para proyectos variables en el tiempo, prototipos o durante la etapa de desarrollo de un sistema: Solo se facturará por el tiempo y por la memoria realmente utilizada en cada momento.

Sin embargo, la infraestructura necesaria para este sistema es mucho más cara y al mismo tiempo limita el rendimiento final del alojamiento.

Por tanto, para un proyecto permanente suele ser más eficaz en términos de coste y rendimiento la contratación de un alojamiento compartido, servidor virtual o dedicado.

VENTAJAS
Puede asignarse fácilmente los recursos según necesite el proyecto.
Puede facturarse por horas o fracciones según los recursos utilizados.
Un problema en un servidor no afecta al servicio si se mantiene la red operativa.
DESVENTAJAS
El coste del servicio es superior al de un servidor virtual o dedicado.
El rendimiento obtenido suele ser inferior al de otros sistemas.
Riesgo en la pérdida de información, por lo que la seguridad es importante para una empresa.

Cuando eres principiante, lo más normal es que te surjan muchas dudas y tengas curiosidad sobre ello. Este post te permite saber qué es un hosting web y los tipos de alojamientos que existen.

Sin embargo, tener un alojamiento web tiene sus ventajas ¿quieres saber más?

¿Qué te pareció este post? ¿hemos resuelto algunas de tus dudas? ¡Esperamos que sí!

Queremos saber qué opinas sobre el hosting o alojamiento web, ¡Comparte tu opinión con nosotros!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba